Foto: La Tinta

¿Porqué Paramos?

El 8 de marzo se conmemora el día internacional de la mujer trabajadora. Mujeres de más de 35 países convocan a un paro para este día, como herramienta para mostrar que aún tenemos derechos que conquistar y muchos que defender.

Paramos porque las mujeres somos trabajadoras y ganamos menos que los varones por el mismo trabajo en todo el mundo. Paramos porque las tareas domésticas no remuneradas recaen sobre nosotras, impactan en nuestras posibilidades de estudiar, trabajar, formarnos, nos generan una doble jornada laboral, en el hogar y afuera. Paramos porque somos la mayoría entre  los pobres del mundo y la mayoría entre los trabajadores precarizados. Paramos porque somos desvaloradas en entornos laborales, cosificadas y hostigadas sexualmente en espacios públicos y privados. Paramos porque queremos tener soberanía sobre nuestros propios cuerpos. Paramos en contra de la homofobia y la transfobia. Paramos porque la violencia de género mata una mujer cada 26 horas.

¿Por qué de mujeres?

Las mujeres estamos subrepresentadas en todos los lugares en donde se toman decisiones con respecto a nuestras vidas: en directorios de empresa, en ministerios, parlamentos, organizaciones políticas y sindicales. Sin embargo, nos reconocemos como sujeto político y nos manifestamos con voz propia. Nuestro trabajo es fundamental para que la sociedad se desarrolle y hoy se encuentra desvalorizado, mal remunerado, discriminado. Este paro es una forma de visibilizar cuánto valen nuestras tareas en el hogar, en las oficinas, en las fábricas, en los bancos, en los comercios, en cada espacio de nuestra vida social.

¿Por qué internacional?

De la misma forma que el capitalismo es mundial y lxs trabajadorxs somos explotadxs en cada rincón del globo, el patriarcado también lo es. La desigualdad entre ricos y pobres está atravesada por la desigualdad entre mujeres y varones, y esto no discrimina países. Nos inspiramos en el Día libre de las mujeres de Islandia en 1975, en la marcha de las mujeres en Polonia para defender su derecho al aborto legal, en las movilizaciones recientes por el #NiUnaMenos en toda América Latina, en la #WomensMarch de los Estados Unidos, nos inspiramos en aquellas miles de mujeres que pelearon antes que nosotras por nuestro derecho a votar, a participar en la vida política, a estudiar, a trabajar. Este paro es un mensaje mundial: las mujeres salimos a las calles a mostrar que nos queremos vivas, iguales y libres.

¡El futuro es feminista, y el futuro es hoy!